sábado, 26 de septiembre de 2015

Tengo la sana costumbre de cobrar por mi trabajo

Como dice mi amiga Verónica, es triste que sea necesaria la aclaración.

A veces pasa. Y más en profesiones como la mía. Los autónomos parece como si por sólo el mero hecho de serlo no tuviéramos obligaciones y pudiéramos faltar al trabajo porque sí y como no tenemos que dar explicaciones a nadie…

Una consulta profesional de lactancia, como ya he comentado, puede llegar a durar hasta dos horas o más. Normalmente nunca estamos menos de una hora. Cuando viene una mamá con problemas son muchos los puntos que hay que ver, hay muchos factores que pueden influir y hay que verlos todos. No puede venir una madre a decirme que le atienda en sólo 5 minutos y así no me paga, porque en 5 minutos yo no puedo valorar todo. Para hacer un proyecto de ingeniería necesitas un tiempo porque el profesional debe estudiar y tocar muchos puntos. Seguro que no se te ocurre decirle que te cobre menos y que te lo haga en solo 5 minutos.

Si lo quieres rápido y bueno, ha de ser más caro.

Luego, cuando esto ocurre y me dicen que no quieren pagar mi tarifa, al principio me quedo un poco mal, no por el hecho de no tener esa clienta, sino por el hecho de saber que si le hubiera atendido esa lactancia iría a mejor, salvaría su lactancia, curaría su herida, aclararía sus dudas…  Pero ahora me debo a mi trabajo. La época de voluntariado ya terminó. El estado me obliga a pagar una cuota de autónomos, no precisamente baja, y he de pagar un alquiler del local, unos materiales, pero sobre todo mi tiempo, mi preciado y valioso tiempo. Y desde luego mis conocimientos. Creo que ya tengo una edad en la que ya puedo saber qué es lo que importa en mi vida, ¿no?

Y sí,  a veces sigo atendiendo de forma voluntaria y altruista, pero cuando la ocasión lo merece, cuando es verdaderamente necesario. No porque no quieras pagar. Sino porque realmente no puedes pagar.





Comparte por:

sábado, 5 de septiembre de 2015

Lactancia en la tele


Ya hablé de la lactancia en el cine en su día. Vaya por delante que no soy cinéfila, ni voy al cine y apenas veo la tele. Ni entiendo nada sobre el séptimo arte. Pero últimamente he podido observar que las series/películas no tienen ni idea sobre lactancia (ni partos).

Por ejemplo, seguro que habéis visto algún capítulo de la serie Acacias 38, que lleva en la tele varios meses. La protagonista da a luz al principio de la serie y se ve obligada a abandonar a la hija y huir. Bueno, pues en ningún momento mencionan o sale a colación la subida de la leche. Vamos a ver, pariendo así en el campo, sola, y en la época en la que está basada la serie, no creo que tuviera Cabergolina a mano para inhibir la lactancia. En circunstancias normales tendría que estar su pecho hinchado e ingurgitado de no tener a ningún bebé sacando la leche que se produce, o al menos goteando. Que por si alguien aún no lo sabe, la leche sube (o baja-según culturas se usa uno u otro verbo-) antes de 72 horas, independientemente de cómo haya sido el parto y si no hay dostinex de por medio claro.
El parto está bastante logrado, pero se han olvidado de lo que viene después...


Más ejemplos. El otro día me quedé viendo una película, que al principio me resultó interesante. Pero no pude terminar porque era muy tarde. Se trata de El legado de la ramera errante. Basada en una saga del mismo nombre: La ramera errante. La venganza de la ramera errante. El legado de la ramera errante. De Iny Lorentz. Hasta esa noche no había sabido de la existencia de tales novelas, y menos de su versión en cine.

Comencé a verla. Me estaba resultando entretenida. La mujer pare, (hablamos del siglo 15), encadenada porque está prisionera y sola. Y le roban el bebé. Bien, en ni una escena se hizo referencia ninguna al tema de la leche que por lógica debería haber en sus pechos. Ni gota. La rescatan a poco de parir y está buscando a su bebé, pero su pecho está intacto. Relatan sus primeros días post-parto como que no ha pasado nada, oiga… Al poco apagué la tele, era tarde. Pero me hizo pensar mucho en la poca información que hay sobre el tema, la ignorancia, y la cantidad de mitos al respecto.

Hace unos años también echaron la serie española El Barco, en la que también había una mujer que paría. El parto, vamos, de película y nunca mejor dicho: es decir, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Y de teta ni hablamos…

Y cuando una mujer da a luz en la calle y sale la noticia de que el policía de turno cortó el cordón… Ohhh, y luego son héroes… Uf, es que me pongo mala.

¿Qué es lo que falla? ¿Educación en los colegios/institutos cuando se estudia conocimiento del medio, ahora de nuevo llamado naturales, o bilogía en el instituto? Es nuestro cuerpo, y un proceso normal, natural, y habitual…  De otras cosas bien que se habla en los medios, pero se ve que esto de parir y de la lactancia no es de interés…


Relacionado:
Lactancia en el cine
Comparte por: