miércoles, 23 de noviembre de 2016

Riesgos de tomar biberón

No sólo es importante el contenido, sino también el continente. El otro día veíamos los riesgos de tomar leche artificial. Veamos hoy qué riesgos hay si además se lo damos con tetina...

El pecho de la hembra humana es una glándula preparada fisiológicamente para el amamantamiento. Es su función natural. No todas las mujeres tienen hijos. Pero todas las que tienen hijos deberían usar el pecho para lo que fue creado. El no hacerlo puede ocasionar muchos problemas. ¿Imaginas no usar los riñones para su función? ¿Y si no usas los pulmones? 

Riesgos del biberón (y las chupetas)

Succionando el pecho, las mandíbulas y la lengua trabajan de forma coordinada, coordinándose también con la respiración. Este patrón succión-deglución-respiración, cuando está alterado, ocasiona muchos problemas. Cuando el cachorro humano toma biberón pueden ocurrir una serie de alteraciones en el área maxilo-facial, oral y faríngea relacionadas con la forma de la tetina y la manera distinta de tomar la leche cuando se hace con biberón/tetina. Como en el biberón el flujo está asegurado y no hay que hacer esfuerzo, se altera la función de la succión-deglución-respiración porque al bebé le cuesta gestionar la salida de la leche para no atragantarse.


Esta desorganización de los patrones de succión-deglución-respiración causa: 
· regurgitación y episodios de apneas más prolongadas. 
· deglución atípica.
· respiración bucal.
· disfunción masticatoria. 
· dificultades en el lenguaje por la dificultad en la articulación de algunos fonemas. 
· alteraciones posturales…
· más problemas médicos del tipo vegetaciones y anginas, debido precisamente a esa anormalidad en la función succión- deglución. 
· más otitis. 
· más alergias.
· el paladar y la arcada dentaria no se desarrollan correctamente, esto va a suponer problemas de mordida, y de colocación de los dientes definitivos. Mala oclusión y mordida abierta. 


 Recuerda:
Mejor no tomar biberón.
Si no puedes darle directamente el pecho, o bien tienes que darle un complemento por un motivo justificado (consulta a tu asesora) se lo doy con cualquier otro método que no sea el biberón. Ver aquí.
Si tu hijo es de biberón, no te lleves mal rato, ya está hecho, pero quítale el biberón a los 6 meses, y empieza a darle en vaso.
Si ya han pasado 6 meses o más, quítaselo ya. Fuera chupetes y cualquier biberón cuando cumpla un año. Ningún niño, ni de biberón ni de pecho, debería tomar biberón ni llevar chupeta cuando cumpla su primer año.
La succión al pecho contribuye a un desarrollo facial correcto y armónico y ayuda aprevenir enfermedades y problemas de dicción. 




viernes, 18 de noviembre de 2016

Riesgos de NO tomar leche materna

RIESGOS DE LA LECHE ARTIFICIAL
La leche artificial, para bebés, presenta una serie de riesgos que no podemos obviar. Debería considerarse como un medicamento para recetar por un profesional cualificado y sólo en el caso de que de verdad hiciera falta después de haber apoyado, informado y ayudado de forma eficaz a la reciente mamá. 
Pero no es así.
Existe un real decreto donde se especifica cómo tiene que ser la leche artificial, cuáles son los mínimos exigidos. Todas las leches para bebés del mercado tiene que cumplir unas especificaciones concretas en cuanto a su elaboración y composición. Puedes leerlo en el anexo uno de dicho real decreto.
Así que todas las leches que se vendan cumplirán los requisitos mínimos. Luego las marcas comerciales querrán convencernos de que la suya es mejor alegando que han añadido tal o cual ingrediente, y justificando así su elevado precio. Pero la ley es clara.
Y a pesar de todo, jamás podrán lograr igualar, ni siquiera parecerse, a la leche materna. La leche que se vendía en los años 70 por ejemplo como la mejor, ahora mismo no cumpliría la normativa. Y lo mismo ocurrirá con la que se vende ahora, que dentro de unos años estará totalmente desaconsejada. Además cada día se descubren nuevos componentes en la leche materna, imposibles de imitar ni copiar. Sin mencionar que no se pueden añadir anticuerpos, hormonas, etc. 
La leche materna cambia a lo largo de la toma, a lo largo del día, a lo largo de la lactancia, incluso se adapta a las nuevas circunstancias ambientales a las que se exponen mamá y bebé si estos viajan a distintas zonas... La leche artificial no hace nada de esto y siempre sabe igual.
Pero, además de no poder imitar a la materna, encima tiene unos riesgos importantes que hay que conocer: 
  • Nutricionalmente, no tiene nada que ver. La leche artificial carece de los nutrientes, no puede llevar todo lo que lleva la leche materna
  • Respiración bucal: cuando el patrón de succión-deglución-respiración no es el adecuado, las anginas y vegetaciones de congestionan fácilmente. El bebé respira más por la boca con lo que el aire que entra no está templado ni filtrado por la nariz, provocando más problemas respiratorios. De ahí que los niños de biberón tienen más otitis y otras enfermedades respiratorias recurrentes.
  • Mayor riesgo de asma, nada menos que un 50%  más de riesgo es niños que toman leche artificial.
  • Mayor riesgo de otitis media e infecciones de oído.
  • Mayor riesgo de hipoacusia.
  • Se altera su desarrollo torácico y la postura corporal debida a la posición compensatoria que adquiere la cabeza y el cuello con respecto al eje vertical del cuerpo.
  • Obesidad. Riesgo más que evidente.
  • Diabetes.
  • Difícil digestión.
  • Más caries.
  • Problemas en la preparación de los biberones. ¿Es lo mismo hacer el biberón con 30 ml exactos de agua que con 30,5ml? ¿Y si echas unas décimas más de gramos de leche en polvo? ¿Todos los biberones están exactamente igual y bien preparados? ¿Siempre es la misma agua? ¿Sí? Entonces no hay variación del sabor. ¿No? ¿Entonces corres riesgos de que esté también el agua contaminada?
  • Contaminación de los preparados. No sería la primera vez que se retiran lotes completos por contaminación. Pero también contaminación del agua, y contaminación de los biberones y utensilios, y contaminación del preparador…
  • Incapacidad inmunológica. Pues sí. La leche artificial, de fórmula, de vaca modificada, no tienen absolutamente ningún anticuerpo. Ni uno. ¿Cómo vas a inmunizar a tu bebé si no le das pecho?
  • Mayor coste. Sólo en los primeros seis meses son más de 1200 euros, sólo en leche, sin contar biberones y demás…
  • Mayor riesgo de cáncer durante la infancia.
  • Mayor riesgo de alergia a los alimentos y alergia respiratoria, mayor riesgo de dermatitis atópica, eccemas...
  • Menor desarrollo cognitivo. Sí, los niños de teta también son más inteligentes. Es cuestión de unos puntos, pero para un niño que está en el límite, puede suponer la diferencia entre la normalidad y el retraso.
  • Mayor riesgo de enfermedades crónicas: diabetes tipo I, celiaquía, enfermedades gastrointestinales, y algunos tipos de cáncer.
  • Mayor riesgo de enfermedad cardiovascular: porque la leche artificial aumenta los niveles de colesterol y la tensión arterial.
  • Mayor riesgo de mortalidad.
  • Mayores tasas de hospitalización.
  • Más episodios de rotavirus y diarreas, con hospitalizaciones más largas.
  • Sistema inmune mucho más débil.
  • Más probabilidad de necesitar ortodoncia y/o logopedas.
  • ...

Para la madre los riesgos son también claros:


·Mayor riesgo de cáncer para la madre, tanto de ovario, de endometrio, como de mama.
·Mayor riesgo de sobrepeso para la madre.
·Mayor riesgo de osteoporosis.
·Mayor riesgo de artritis reumatoide. 
·...



A modo de resumen
En 1 cmde leche materna hay 1500 inmunoglobulinas - o sea, anticuerpos-  y en 1 cmo en un litro de leche artificial no hay en absoluto ni una célula inmunitaria. Los componentes bioactivos específicos de la leche humana como moduladores de crecimiento, enzimas, hormonas y células (leucocitos) no se encuentran en la leche de vaca ni en las fórmulas lácteas procesadas (Bullen, C, 1980:235)


La leche materna es el alimento más adecuado para un bebé recién nacido. Su contenido en nutrientes, vitaminas y minerales cubre perfectamente las necesidades del bebé. Además de los nutrientes adecuados la leche materna contiene varios anticuerpos, los cuales son una ayuda imprescindible para el sistema inmunológico del bebé para prevenir y combatir enfermedades.

Y una aclaración: un biberón de leche materna (se entiende que previamente extraída) sólo tiene riesgos en la faceta anatómica, no del resto porque el contenido es adecuado al bebé. Pero sin embargo aunque sea de leche extraída mejor no usar nunca una tetina. Hay mejores maneras de dárselo. Y como ya menciono cuando hablo del método Kassing, si no queda más remedio que dar un biberón, que sea con este método.

Y una reflexión: artificial significa “No natural, falso”. La leche de fórmula es ARTIFICIAL. Si es que la misma palabra lo dice…

miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿CUÁNTO CUESTA EL DOLOR?

Imaginemos una situación habitual:

Madre reciente con grietas que no cierran y dolores en el pecho, bebé de unos 12-15 días al que le está costando empezar a subir peso y aún no ha recuperado el peso del nacimiento.
Por casualidad coincide conmigo en la calle y me cuenta por encima que las cosas no van bien y que cree que a lo mejor hay un frenillo.

"Tengo un hueco el jueves. En la consulta puedo valorar al bebé y ver la toma. Llámame y quedamos cuando os venga bien".

"¿Cuánto cuesta?"

Respondo diciéndoles cuáles son mis tarifas.

Y silencio.

Sé que no vendrán, y me da mucha pena. Pero no puedo regalar mi trabajo. Ojala encuentre a alguien que le pueda ayudar de verdad y no diciéndole que le dé leche artificial en biberón… ¡¡Ojala lo encuentre de verdad!!

Yo sé que las grietas duelen. Mucho. Lo viví en mis carnes. Y las veo todos los días en la consulta.
Y entones me pregunto: ¿cuánto cuesta ese dolor?

Mirando en cualquier tienda de productos para alimentación de bebés y/o parafarmacias puedo ver que la pezonera que se va a comprar para ver si se le pasa el dolor vale aproximadamente unos 9 euros. En el mejor de los casos es probable que compre otra de una nueva talla porque no la valen bien, otros 9 €. Suponiendo que dé con unas de la marca adecuada...

También va a hacerse con un tubito de purelan, como sabemos inútil para las grietas, pero se lo venderán a aproximadamente unos 7 euros.

Cuando vea que las grietas no se van con purelan, alguien le hablará de alguna otra crema o ungüento, o del aceite de almendras o de rosa mosqueta, o de los apósitos, o almohadillas, o conchas o parches de hidrogel de distintas marcas… Échale unos 12 euros.

Es altamente probable que si no se soluciona la causa de las grietas y éstas siguen, se vea abocada a dar algún suplemento de leche artificial, con biberón o sin él. Posiblemente alguien le haya regalado en el embarazo ya algún biberón, por desgracia esto sucede a menudo. Así que quizá no compre biberón, pero comprará un bote de leche. Claro, al bebé hay que darle lo mejor, así que se irá a la farmacia a por el bote más caro que haya. Hay muchísimas marcas, pero pongamos que un bote de 800 grs cuesta unos 14 euros.

Probablemente pase por otro tipo de gastos, por la compra de una tetina especial, o la recomendarán los famosos probióticos que regalan hasta en el paritorio… Quizá si el bebé tiene malas digestiones debido a la leche artificial, alguien le venda una infusión anti cólicos, o un masaje anti cólicos en una ciudad a 100 km de distancia… O si empieza a hacer las caquitas más duras, le receten otra infusión de vete a saber qué…

Entraría en una dinámica de gasto buscando soluciones, muy triste dinámica ¿verdad? ¿A qué a todos nos suena esta situación? La madre puérpera está en un estado más vulnerable y hay gente sin escrúpulos que le querrá vender el oro y el moro.

¿Cuánto se ha gastado hasta ahora? ¿Vas sumando?

Pero, como no estamos acostumbrados a pagar por la ayuda en lactancia, es probable que este bebé deje la teta muy pronto. Y si la mamá consigue por fin lactar sin dolor y al final todo va bien, habrá pasado por un sufrimiento innecesario y largo, que en la mayoría de los casos se soluciona con una sola consulta.

La atención de un profesional cualificado (IBCLC)
es más económica que el coste de no amamantar.

La  información en el embarazo es primordial. El apoyo del entorno es esencial. Pero la formación de los profesionales que la atienden es muy importante, y de momento, sólo los IBCLC garantizan esa formación. Triste, pero cierto.
¿Cuánto cuesta el dolor?

Relacionados:


lunes, 14 de noviembre de 2016

Extracción del calostro antes del nacimiento

¿Sabes que en determinadas situaciones puede ser interesante extraer un poco de calostro antes de que haya nacido tu bebé? Siempre bajo la supervisión de tu consultora de lactancia.
Se habla muy poco de esto. De hecho muchos profesionales de la salud que atienden a mujeres en ese período, ni siquiera lo conocen.
Como sabes el calostro es un líquido vivo, la primera leche que se produce, desde la semana 16-20 de embarazo. Algunas mujeres lo notan y pueden sentir alguna gota muy pronto. Otras lo perciben ya en el final del embarazo. Y muchas no notan nada hasta el nacimiento.
De forma muy resumida, el calostro, de marcado color amarillo, es diferente de la leche madura. Tiene gran cantidad de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales y es bajo en grasa. Es rico en anticuerpos y leucocitos. Y tiene efecto laxante para ayudar al bebé a expulsar el meconio, lo cual ayuda a prevenir la ictericia. Y es muy fácil de digerir. Tiene exactamente los componentes que el bebé recién nacido necesita, ni más ni menos. Por eso es tan importante. Y por eso incluso en madres que no desean amamantar se recomienda que al menos les den el calostro.
Piensa que al fin y al cabo el bebé es un cachorro humano y debe tomar lo que su especie ofrece.

Siempre se dice que el calostro es la primera vacuna del bebé. Imprescindible y necesario para que todo comience como debe.

En qué casos
Es la IBCLC quien debe valorarlo. De ahí la importancia de la consulta prenatal con tu consultora: para obtener la información que necesitas, resolver las dudas, y valorar cuestiones más técnicas como esta por ejemplo.
Los casos en los que puede recomendarse son aquellos en que el inicio de la lactancia puede verse más comprometida. Y así se administrará este calostro en caso de que al nacimiento realmente surjan problemas, evitando así los suplementos de leche artificial, como son:

  • Diabetes materna. En caso de diabetes materna suele retrasarse un poco más la subida de la leche. Y los hijos de madres con diabetes pueden presentar un riesgo mayor de hipoglucemias en los primeros días. Y de hecho de  introducir suplementos de leche artificial puede ser uno de los factores que predisponen a estos bebés a desarrollar diabetes, por lo que cualquier actuación encaminada a evitar dichos suplementos será beneficiosa. Además que la madre vea cómo sale su leche (calostro) y practique la extracción, la empodera y da mucha confianza.
  • Diagnóstico antenatal de labio leporino y/o paladar hendido.
  • Prematuros.
  • Hipoplasia mamaria.
  • Cirugía de pecho previa. La extracción previa puede ayudarla a desarrollar su producción para cuando nazca el bebé.
  • Embarazo múltiple.
  • Antecedentes de baja producción e hipogalactia verdadera.
  • Inducción o cesárea programadas. Será útil tener algo de calostro listo en caso de que la madre o el bebé no pueden amamantar.
  • En casos de síndrome de Down o complicaciones cardíacas detectadas.
  • Madres con esclerosis múltiple.


La extracción prenatal de calostro debe hacerse siempre de forma manual. Por varias razones: porque hablamos de calostro que sale en muy pequeñas cantidades, a gotitas pequeñas. El calostro es un líquido muy concentrado, grueso, por eso sale a gotitas. No tiene sentido usar extractor ni esperar grandes chorros. Además los envases donde se recoge en un extractor, que suelen ser biberones, son enormes para lo que se espera sacar.  Y la tercera razón es para evitar que se produzcan contracciones que puedan desencadenar el parto.

Cuándo hacerlo.
No hay consenso, algunos autores hablan de la semana 34 y otros de la 37. La mayoría hablan de la 36. Como digo siempre tendría que estar supervisado por un profesional cualificado, tu consultora o un médico que esté familiarizado con la técnica. Y en caso de que se produjeran contracciones y el parto fuera inminente, se podría actuar y estaríamos ya en una semana avanzada para evitar o minimizar los posibles problemas.
Todo habría que valorarlo. Habrá mujeres que puedan empezar a partir de la semana 34. Habrá otras que mejor empezar en la 37. Pueden influir tantos factores… Insisto, necesario supervisión y seguimiento.
No obstante, si muchas madres hacen lactancia durante el embarazo y no hay problemas, ¿por qué iba a haberlos con la extracción de calostro?

Así mismo, saber que no se recomienda hacerlo en casos de incompetencia cervical o si hay amenaza de parto prematuro.

Cuántas veces.
Entre 2 y 4 veces al día, y sólo durante 3-5 minutos. No esperes ver más que gotas pequeñas. Hay que recogerlas en envases pequeños, preferiblemente en una pequeña jeringuilla (entre 2 ml y 5 ml). Todo lo de un día se puede recoger en la misma jeringuilla y conservarlo entre extracciones en el frigorífico.  Si no se espera el parto inminente, se puede congelar. Por supuesto como con cualquier leche materna congelada se vigilará que no roce en el congelador con otros envases o alimentos. Se pueden poner todas jeringuillas que se vayan sacando en un recipiente o una bolsita de uso alimentario de esas que tienen zip. Señalar la fecha y hora de la extracción.

Si se notan contracciones parar y descansar.

Cómo
Un buen momento puede ser en la ducha, con el calor y el relax siempre será más fácil.
Relájate. Ponte cómoda, sin distracciones. Pensar en el bebé ayuda.
Lavarse las manos.
Masajea del pecho. También puedes poner calor con toallitas en el pecho un poco antes de iniciar la extracción.
Frotar el pezón después del masaje.
Hay que agarrar el pecho en forma de C, poniendo el pulgar arriba y los cuatro dedos opuestos al pulgar al otro lado del pecho. Presiona el pulgar y el dedo juntos hacia la pared torácica, luego tira juntos hacia el pezón y finalmente suelta la presión. Repite lo mismo de forma rítmica (presionar y liberar). Cambia de posición para ir trabajando todo el pecho.
Después de un par o tres de minutos, cambia de pecho. Las primeras veces no saldrá nada. Pero poco a poco aumentará la cantidad.

Para almacenarlo es mejor en envases muy pequeños. Tu IBCLC puede dejarte pequeños recipientes adecuados. Y si no puedes usar jeringas pequeñas de entre 2 a 5 ml, no más.
Una vez que haya nacido el bebé, alguien te lo puede acercar al hospital, en una neverita portátil.
Y dárselo al bebé si es necesario. 



Comparte por:

viernes, 4 de noviembre de 2016

No regales tu trabajo (ni tu tiempo)

Cuando empecé en esto era una aprendiz. Me movía la voluntad de saber más y de ayudar a otras madres, igual que a mí me ayudaron.

Como sabéis después de muchos años de voluntariado y trabajo altruista, me convertí en profesional con todo el esfuerzo que eso supone. No es fácil convertirse en IBCLC, ya os lo he contado alguna vez.

Una vez que me convertí en especialista de lactancia, seguí colaborando con el grupo de apoyo durante un año, hasta que decidí emprender, le pese a quien le pese.

Mis años de estudio y de formación, el dinero invertido (no es barato precisamente llegar a ser especialista) en cursos, máster, libros… las horas invertidas en estudio, lectura, asesoría, en las prácticas… me permiten llegar a ser una profesional, una buena profesional.

Desde entonces atiendo en la consulta a decenas de mujeres cada mes, mujeres que quedan satisfechas. Esas consultas llevan de media dos horas de atención directa y después varias llamadas y muchos mensajes de correo electrónico o por redes sociales.  En ocasiones segundas y terceras visitas. Mucho tiempo, mucho, dedicado a cada pareja mamá-bebé. Justamente el que necesita cada familia. A veces vale con dos horas, a veces el seguimiento se prolonga durante semanas o incluso meses.

Cada día, además del trabajo en consulta, recibo varios emails y muchos WhatsApp pidiendo ayuda. La mayoría de estos mensajes son de gente que encontró mi web por internet pero no saben que estoy en la provincia de Burgos. Gente que me pide ayuda desde cientos o miles de kilómetros.

Cada caso es único y en cada caso que atiendo hay que hacer una buena anamnesis. Completa. Y esto lleva su tiempo. Después hay que hacer una valoración, preferiblemente presencial por supuesto, pero muchas veces las hago por Skype y casi siempre pueden resultar válidas. Valoración del bebé, de la mamá y de la toma.  Hay que contestar cientos de preguntas y dudas y dar muchas explicaciones si las piden. Cuando es en consulta como digo, lleva su tiempo. Pero hablamos, es un diálogo ágil y en directo, donde se resuelve sobre la marcha. Cuando es por escrito lleva aún más tiempo, y ¡¡más si es desde el móvil!!  Así pues hace tiempo que no regalo mi trabajo ni mi tiempo. Y cuando es por mail pido a cambio una retribución, más económica que en consulta, pero al fin y al cabo es por un trabajo. Un trabajo, un tiempo, y unos conocimientos.

Esto incomoda a bastantes de las personas que se ponen en contacto conmigo. ¿Por qué? Me llama tanto la atención que seamos capaces de pagar por hacernos las uñas sin rechistar, por ir a la peluquería, por ir al podólogo, por que un abogado te defienda, por que una arquitecto te realice un proyecto, por que un instalador venga a casa a poner un electrodoméstico, por llevar el coche al taller… ¿Por qué yo tengo que hacerlo gratis?

A veces hay que decir NO. Y es una tarea complicada.

No vivo de favores. No puedo dedicar media mañana a resolver por WhatsApp las dudas de una madre que vive a cientos de km de mí y que nunca podrá venir a consulta, porque no puedo vivir de eso, no vivo de favores ni trabajo gratis.

Eso no quita para que alguna vez, de forma puntual y si la ocasión lo requiere, asesore gratis o aporte ayuda sin remuneración a alguna madre. Pero lo decido yo.


Gracias por entenderlo.


Relacionados:
Comparte por: