sábado, 31 de diciembre de 2016

Los 10 post más leídos del año

Aprovechando que el año termina, quiero desearos a tod@s un feliz año 2017, lleno de un disfrute pleno de la maternidad / paternidad y de la lactancia.

Os dejo con la recopilación de los cinco artículos de lactancia más leídos del blog en el año 2016. Si no los leíste en su día, te invito a hacerlo ahora:


Y las cinco entradas de opinión más leídas:



La palabra más buscada ha sido "grietas". Señal de que es el problema más generalizado al inicio de la lactancia, y con el seguiremos lidiando en 2017.


sábado, 24 de diciembre de 2016

¿Puedo beber alcohol dando el pecho?

Como es pregunta habitual sobre todo en estos días, esto es lo que dice e-lactancia sobre el alcohol.


Riesgo para la lactancia

Riesgo alto


Poco seguro.
Valorar cuidadosamente.
Evitar o emplear una alternativa más segura.

Comentario

Durante la lactancia es recomendable no consumir alcohol o realizar un consumo ocasional y moderado (ABM 2015). La cerveza no aumenta la producción de leche (Mennella 1993-2001, Comité Lm AEP 2012).
El consumo de alcohol puede causar sedación, desmedro, irritabilidad y retraso psicomotor en el lactante (Little 1989, Moretti 2000, Koren 2002, Backstrand 2004, Sachs 2013), aunque los datos son inconsistentes (Little 2002, Haastrup 2014, ABM 2015). Se ha publicado un caso de pseudo síndrome de Cushing que desapareció al dejar de beber la madre (Moretti 2000). Hay controversia sobre si el consumo de alcohol se asocia a menor duración de la lactancia (Giglia 2008, Rebhan 2009, Mgongo 2013).
Pese a que aumenta discretamente los niveles de prolactina (Sarkola 1999), el consumo agudo seda al lactante e inhibe la secreción de oxitocina de la madre (Cobo 1973, Coiro 1992, Chien 2009) y por tanto el reflejo de eyección de la leche, reduciendo la producción de leche entre un 10 y un 25% (Mennella 1991-1993-1997-1998-2001-2005).
Un consumo agudo excesivo puede provocar coma, convulsiones y riesgo de muerte en el lactante (Swiderski 2011).
La cerveza 0,0% y la sin alcohol (<1%) pueden tomarse durante la lactancia (Koletzko 2000, Schneider 2013). Se ha observado aumento de propiedades antioxidantes en la leche (Codoñer 2013).
El tiempo necesario a esperar a amamantar para que el alcohol ingerido de forma ocasional haya desaparecido de leche y sangre (Ho 2001) depende del peso de la madre (a menos peso, más tiempo) y de la cantidad de alcohol consumido (a más alcohol, más tiempo). Evitar dar pecho hasta después de dos horas y media por cada 10 -12 g de alcohol consumidos: un tercio (330 ml), de cerveza 4,5%, un vaso de 120 ml de vino 12% o una copa de 30-40 ml de licor de 40-50%). Tiempos orientativos a esperar para mujeres de unos 60 kg de peso: un vaso de vino: 2,5 horas, dos tercios de cerveza: 5 horas, tres copas de licor: 7,5 horas, etc. (ABM 2015: ver tabla en la referencia de Koren en Can Fam Physician. 2002).
Algunos medicamentos que contienen concentraciones elevadas de alcohol como excipiente deben evitarse durante la lactancia (Nice 2000).
No practicar colecho con el lactante si se ha bebido (UNICEF 2006, ABM 2008, Landa 2012, UNICEF 2013).
El alcohol, como desinfectante de aplicación tópica, es compatible con la lactancia (WHO 2002).


Farmacocinética
VariableValorUnidades
Peso Molecular 46daltons
Unión a proteínas 0%
Volumen de distribución 0,5l/Kg
Índice Leche/Plasma 1,4-
Tiempo máximo, Tmax 0,5 - 1,5horas
Semivida de eliminación, Tiempo medio, T1/2 0,3horas
Biodisponibilidad 100%
Dosis Teórica 1,6 - 36mg/Kg/d
Dosis relativa 0,5 - 6%

Trabajamos también en Navidad

Abierto también en Navidad.

Porque la lactancia no entiende de fiestas, puedes seguir contando conmigo.



Puedes consultarme por WhatsApp, por Facebook, por Skype, por mail... Pero no te quedes con la duda o con el problema sin resolver.


jueves, 15 de diciembre de 2016

¿Para qué sirve la consulta de lactancia?

Consulta durante el embarazo

Se explica cómo funciona el pecho y el amamantamiento. Se dan claves para el éxito de la lactancia. Para que cuando ya tengas al bebé no tengas dudas, o al menos sepas cómo canalizarlas.

También se hace, si la mujer lo desea, una valoración del pecho, y una buena anamnesis para tener todos los datos que pueden influir de una u otra manera en la lactancia.

¡Vayamos sobre seguro!

Consulta en el post-parto

La consulta puede ser hospitalaria, nada más nacer. Par supervisar esa primera toma, tan importante. 

En los primeros días de lactancia, tanto en casa como en el hospital, para resolver los problemas que vayan surgiendo o simplemente verificar que todo está en orden.

O bien consulta por dudas o problemas en cualquier momento de la lactancia: mastitis, grietas, dolor repentino...

Consulta de peso del bebé

Seguimiento del desarrollo, peso y talla del bebé. Gráficas personalizadas.


Vuelta al trabajo

Elaboración de plan personalizado para continuar la lactancia cuando te reincorpores al trabajo.


Sacaleches

Servicio de préstamo y alquiler de extractores de leche, eléctricos, manuales, dobles...
Técnicas, trucos, cuánto sacar, cómo, cuántas veces, cuánto se va a tomar el bebé, cómo lo guardo...


Portabebés

Servicio de préstamo de portabebés, fulares, mochilas ergonómicas. Así mismo, te enseño diferentes nudos y formas de llevar al bebé en los portabebés.


Masaje del bebé

Aprende técnicas de masaje para aliviar los cólicos del bebé y para relajar al bebé e inducir el sueño.


Baby Led Weaning

Cómo empezar con la alimentación complementaria de una manera sencilla y natural. Sin agobios, sin papillas, sin prisa, sin estrés... Talleres individuales y colectivos.

Consultas por WhatsApp y Skype

Si estás fuera de mi radio de actuación, siempre se puede intentar resolver el problema aprovechando las nuevas tecnologías.

Mándame un WhatsApp y hablamos. 



Formación en lactancia para profesionales

¿Necesitas un libro específico? ¿Quieres saber más sobre lactancia? 


¿Por qué una Consulta de Lactancia?

A pesar de que la evidencia científica demuestra de manera abrumadora la superioridad de la leche materna frente a la artificial y a pesar del apoyo oficial a la lactancia materna de todas las instituciones sanitarias, asistimos continuamente a situaciones de madres que no pueden amamantar con éxito.

Dar el pecho no debe doler.
En la Consulta de Lactancia se trata cualquier tipo de situación o problema que se pueda presentar en torno a la lactancia materna: 
  • dolor al amamantar, 
  • grietas
  • dificultades de agarre al pecho, 
  • lactancia en cesárea
  • pezón plano
  • escasa ganancia de peso, 
  • patrón de succión inmaduro o ineficaz, 
  • mastitis, obstrucción, 
  • ingurgitación patológica, 
  • bebés múltiples, 
  • frenillo sublingual / anquiloglosia, 
  • hipogalactia
  • labio leporino, 
  • paladar hendido, 
  • síndrome de Down, 
  • prematuridad, 
  • lactancia en casos de patologías de la madre
  • lactancia en casos de patologías del bebé, 
  • lactancia y medicación, 
  • huelga de lactancia
  • relactación, (nunca es tarde si quieres intentarlo) 
  • inducción de la lactancia en adopciones, 
  • vuelta al trabajo, 
  • destete, 
  • comienzo de la alimentación complementaria, etc.

Esta atención es prestada por Consultoras Certificadas Internacionalmente en Lactancia Materna (IBCLC).

¿Qué es un IBCLC? 
Esta titulación internacional es  otorgada por el International Board of Lactation Consultant Examiners (IBLCE) y acredita para la práctica profesional de la consulta de lactancia así como para formar al personal sanitario. Los IBCLCs están sujetos a un estricto código ético que asegura los más altos estándares de calidad en su actuación. Los Consultores de lactancia IBCLC deben recertificarse cada cinco años, lo cual asegura la calidad de sus servicios por la constante actualización en el manejo clínico de la lactancia.


La atención profesional de una IBCLC es más económica que el coste de no amamantar.


__________________


Préstamo y alquiler de extractores de leche

Alquiler y préstamo de sacaleches en Aranda de Duero y la zona de la Ribera.

- Nacimientos múltiples, puede ser muy útil en caso de mellizos/gemelos, trillizos...
- Prematuros: para que tu pequeño luchador salga adelante con tu leche.
- Aumento de producción.
- Dificultades de succión del bebé.
- Vuelta al trabajo.
- Momentos puntuales: tienes que ausentarte por un viaje, un evento...



¿Cuál es el sacaleches más adecuado para ti? ¿Cómo usarlo? ¿Cuántas veces? ¿Durante cuánto tiempo? ¿Cómo guardo la leche? ¿La puedo mezclar? ¿La congelo?


En consulta podemos resolver estas cuestiones.




Puedes preguntar por teléfono o WhatsApp, por Facebook, en el foro, o por mail.

______________________________________





jueves, 8 de diciembre de 2016

El miedo de las (futuras) madres

Muchas mujeres embarazadas de su primer hijo sienten un verdadero miedo a lo desconocido. Fundamentalmente tienen miedo a dos cosas: que el embarazo vaya o no bien, y al parto. El momento del parto asusta tanto...

Cada día hay más disponibilidad de información, vía Internet por ejemplo, pero hay que saber cuál es la buena. No todo vale… Incluso hoy por hoy existe una amplia oferta de clases o métodos de preparación que ofrecen fisioterapeutas, matronas, enfermeras… u otros profesionales para capacitar a la mujer para ese momento.

Algunos de esos cursos o clases habilitan realmente para el evento, con buena y certera información. Pero otros dejan mucho que desear y se aprovechan de la vulnerabilidad de las madres en esos delicados momentos.

Clases que cuestan un dineral, y en las que al final no se les enseña lo esencial, que es el después. Cuando el bebé nace ya es para toda la vida. ¡¡Qué más da cuánto dure el parto si al final se pasa!! Puede durar 16-20 horas un primer parto. Pero el bebé, cuando te lo pongan en brazos, será tu hijo para toda la vida… Y estoy viendo a mi alrededor demasiados  pseudo-cursos que no valen para nada o al menos no valen para prepararte para eso.

No hace falta aprender a ser madre. No hace falta que nadie venga a enseñarte cómo se hace. Cuando lo seas lo irás aprendiendo sobre la marcha, como se ha hecho siempre. Tienes el instinto.

Lo que sí necesitas es información y verdadero apoyo para resolver las dudas, si estas surgen, o sentirte respaldada cuando tengas que tomar una decisión que te genere dudas. La información en modo de preparación para lo que viene. Ojo, hay que saber elegir como digo.

Se tiene miedo a los cambios. No sólo a los cambios del cuerpo durante el embarazo, y después su vuelta en sí en el post-parto. Miedo también a los cambios que sucederán después del parto, con la maternidad. Nunca serás la misma ni de la misma manera. Estos cambios son profundos y permanentes, y totalmente transformadores. Y eso da miedo porque no sabes cómo va a ser. La maternidad te cambia la vida. No quiere decir que para peor, ni mucho menos. Pero es distinto. Sabes durante la espera que será así pero realmente no puedes hacerte a la idea hasta que sucede. Y eso asusta.

Y en esa vulnerabilidad que aporta el miedo, las empresas han encontrado un filón. Quizá la madre (futura) haya decidido que dará el pecho y luchará contra viento y marea para conseguirlo. Si es así las empresas no van a conseguir venderle leche artificial. Pero ya se han buscado los modos para aprovecharse de la situación y venderte otras cosas: sillitas carísimas, interfonos que parecen naves espaciales para casas de 80 m2, vitaminas para el embarazo, cremas para la piel, ungüentos para preparar el pecho, aceites para masajes… y posteriormente productos (totalmente inútiles aunque no lo sepas) para tener más leche, para tener mejor leche, para que el bebé duerma más o mejor, para que no tenga cólicos, para que coja más peso… Cientos y cientos de productos, la mayoría del todo inútiles e innecesarios, y peor aún, contraproducentes o nocivos en su mayor parte.

Esa vulnerabilidad pre-parto también hace que la -futura- madre dude. Ante dos consejos profesionales de distinta índole, ¿a quién hacer caso? La dicotomía de tener que elegir. ¿De quién te fías más? ¿Elijo lo fácil? ¿Lo que me da menos miedo? Lo veo a diario. Profesionales que ante su propio desconocimiento y falta de actualización meten miedo a las madres para que hagan o dejen de hacer algo que les vendría muy bien. Algo que otro profesional ha aconsejado para prevenir y evitar males mayores a la larga. Profesionales que se aprovechan sutilmente del miedo de la mamá. A veces, para colmo, a cambio de un dineral… Profesionales que hacen a las madres víctimas de su desconocimiento. Me parece muy triste que esto ocurra.

Ofrezco a mis clientas/pacientes la posibilidad de que todo fluya, sobre todo la prevención y evitación de males que vienen adyacentes a su caso concreto y a los protocolos actuales (algunos obsoletos) en nuestro hospital de referencia…

He de decir que no todos los profesionales actúan de ese modo. Tengo la suerte de contar en mi consulta con colaboradores estupendos: logopeda, pediatra y cirujano, que entienden la importancia de la lactancia, saben actuar y saben derivar.

¿Tú has sentido ese miedo, quizá esa incertidumbre?


¿Te has sentido vulnerable?