lunes, 27 de febrero de 2017

Cremas de lanolina tipo Purelan


Todas conocemos estas cremas de lanolina que parece que vienen adjuntas a la maternidad. Otra prueba más de que las embarazadas y madres recientes somos una fuente de negocio.


¿Qué es la lanolina?
La lanolina es una sustancia grasa de color amarillo blancuzco, que se obtiene de la lana del cordero o del carnero, ganado ovino en general, y de los caballos, y se emplea en farmacia y cosmética como excipiente por la facilidad con que es absorbida por la piel. Se la considera un potente hidratante y emoliente.

Hasta ahí, perfecto.

Pero lo que no es perfecto es que nos la vendan como producto para evitar las grietas, o como producto que cura las grietas. No las marcas, que realmente no dicen que curan, pero sí el entorno social o a veces el propio entorno sanitario.

Ya hemos hablado  de las grietas en muchas ocasiones. Puedes leerlo aquí. Y ya hemos dicho que este es otro producto innecesario que nos quieren vender. Totalmente prescindible.

Las grietas como ya hemos dicho son por un problema de agarre, un problema mecánico, así que eso no se previene. Al ser un problema mecánico no se puede prevenir durante el embarazo, ni con cremas, ni con ejercicios ni con nada. Y una vez que haya grietas no se curan con pomadas ni cremas.

La grasa de la lana de oveja no cura. La lanolina no va a hacer que la grieta se cierre, no la va a curar. Como todas sabemos, la grasa, sea del tipo que sea, no cura. Así pues ni el Purelan ni la lanolina de otras marcas curan nada, no curan las grietas. Parece sin embargo que la lanolina viene en el pack de la maternidad y raro es la mamá que no tiene antes de dar a luz ya un botecito en su casa recomendado por alguien. Y si no lo tienen antes de parir, en seguida alguien se lo ofrecerá como la panacea cuando surjan las grietas, o peor aún, se lo venderán para curar.

Que conste que no estoy en contra de la lanolina, como hidratante es una crema magnífica, ¡¡pero no cura las grietas!! Y hay algunas mejores que otras.

Puede que me digas que la usaste y te funcionó. Sí, como he dicho antes lo que funcionó es que aunque sólo fuera por ensayo/error, por probabilidades, la postura mejoró. O quizá el niño creció (con lo que su boquita aumentó de tamaño) y la grieta se curó. Pero no fue por echarte grasa en la tetas. Para hidratar y si tienes el pezón sensible, te vale, pero repito: NO CURA LA GRIETA.

Y si no, piensa un poco: cuando te haces una herida en otra parte del cuerpo o cuando tu hijo se cae y se hace una herida en la rodilla, ¿le echas crema hidratante? ¿A que no? Seguramente lavarás con suero fisiológico, desinfectarás, y aplicarás antisépticos tipo clorhexidina, o povidona yodada. A nadie se le ocurre echar grasa o cremas. ¿Por qué sin embargo para las grietas de los pezones aún se sigue haciendo?

Me llegan a consulta muchas mujeres con grietas tremendas. Y cuando hacemos anamnesis me dicen que se están echando lanolina… y claro, no mejoran. Otras se lo aplican como prevención. Craso error. Porque recuerda: no hay nada que prevenga las grietas salvo una buena información y apoyo y empezar bien desde el primer momento. Y recuerda también que el pecho no necesita preparación alguna para la lactancia durante el embarazo. Nada. Basta la higiene diaria normal que cada una tenga. Si por costumbre te hidratas los pezones después de la ducha y siempre lo has hecho, puedes seguir haciéndolo. Pero no es una práctica necesaria para la lactancia.

Si aun sabiéndolo quieres usarla, puedes hacerlo, desde luego, pero no para curar. Puede hidratar el pezón, y suavizarlo un poco en caso de roce cuando aún no hay grieta. Y si la usas, no es necesario quitar los restos cuando el bebé vaya a mamar después. Según e-lactancia es compatible. Pero yo añado que el uso rutinario de cremas "preventivas de grietas" puede dificultar además un buena adhesión de boca-pezón, ¿quizá se resbala la boca en el pezón y esto dificulta aún más el agarre?

Hidrata, pero ni protege ni cura. Algunas marcas son mejores que otras, asegúrate si la usas que sea ultrapura, libre de alcohol y de pesticidas. Pregúntame, hay una marca que sí cumple estos requisitos.

Una cosa más, el aceite de oliva virgen es un buen hidratante y tiene ciertas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y bacterioestáticas.

Si ya tienes lanolina en casa, úsala para otros fines. Pero no para tus grietas. Cuando tu bebé crezca seguro que le das mejor uso si tiene alguna irritación en la piel.

Os voy a confesar algo, yo tengo eccemas dishidróticos de toda la vida, y me va muy bien para hidratar cuando termino con el corticoide después del brote. Y si en casa tenemos catarros de esos de moqueo constante, no nos falta para aplicar en la piel bajo la nariz cuando se pela de tanto sonar con los pañuelos de papel. La usamos para las manos, para los labios agrietados, los talones secos…

Si tienes grietas acude a un profesional que te ayude a encontrar y corregir la causa. Puedes ver un listado aquí (por comunidades autónomas).





Comparte por:

lunes, 20 de febrero de 2017

Consulta de lactancia, dos años

El pasado mes de enero hizo dos años que abrí la consulta. Y ahora está un poquito más bonita que cuando os la presentaba en este post. 

Hoy me lo recordaba Facebook y escribo estas líneas a raíz de un bonito comentario que allí en Facebook  ha hecho al respecto mi colega Carmen Vega.

Hay más mobiliario, más productos y utensilios, más libros... Pero sobre todo hay más horas de uso. Ahora esas paredes han visto ya muchas historias, todas con buenos finales, o historias que siguen redactando capítulos entrañables sin llegar aún al final.

Ahora está llena de buen rollo porque he atendido en ella a tantas mamás que luego se han ido felices... ¡que se me ha llenado de buen rollo!

Os dejo unas fotos más actuales. Espero que os guste.

Y ahí seguiré, trabajando para las mamás y sus bebés, como siempre.




Posts relacionados:


viernes, 17 de febrero de 2017

Participo en 20Blogs y tu voto es muy importante

Hoy escribo para pediros que me votéis en el concurso de blogs "20 Blogs", organizado por el periódico 20 minutos. Sé que mis posibilidades son pocas dado el elevado número de participantes y la variedad de temas, pero también me hace ilusión participar. Es la primera vez que participo en un concurso de estas características. Me gustaría que mi trabajo de información llegara a más gente y darme a conocer un poco más.

Mantener al día un blog lleva mucho tiempo, y la forma mejor de valorarlo es recibiendo visitas, y en este caso además, vuestros votos.

Para participar tenéis que estar registrados en la web de 20 minutos. Si no estás registrado, puedes hacer el registro muy sencillo aquí. O también puedes hacerlo con los datos de Facebook, Twitter o Google, redes en las que estamos casi todos. Tranquilos, porque no publican nada en tu nombre. Una vez registrado enviarán un mail a la dirección de correo que hayas dado para activar el registro, no olvides activarlo.

Hoy día 17 de febrero comienzan las votaciones y podrás votas hasta el 10 de marzo.

¿Cómo se vota?
Cada usuario de 20minutos.es tiene 20 votos para repartir uno en cada categoría. La categoría en la que yo participo es “Salud y vida sana”. Una vez dado el voto, ya no se puede cambiar. Puedes votar sólo uno si quieres. Y entrar varias veces a repartir tus 20 votos en distintos momentos según vayas conociendo otros blogs. Para votar se va directamente a la ficha de cada blog. Esta es mi ficha.



En la ficha encontrarás un botón azul para dar el voto.

Y cuando des a votar se pondrá verde y contabilizará el voto. Es importante saber que las estrellas que hay arriba NO son voto. El voto sólo es pinchando al botón azul.



  

¿Por qué te pido el voto?
Estos premios son el galardón más preciado que puede tener el autor de un blog. Y es algo que evidentemente sólo pueden tener unos pocos agraciados como reconocimiento a su trabajo y dedicación.

Llevo desde 2011 publicando el blog, con información actualizada sobre la lactancia y además con mis aportaciones personales, como asesora primero, y como profesional IBCLC después. Es un largo camino y enorme trabajo de estudio, dedicación, y luego de escritura y redacción para que la información llegue a cuantas más mujeres, mejor. Tu voto es un poco la manera de reconocer el esfuerzo.

¡Gracias!





miércoles, 15 de febrero de 2017

Pezoneras de cera: otro engaño para las madres

No valen para nada. Empiezo resumiendo por si tienes poco tiempo para leer porque tienes un bebé en los brazos y en la teta.

Si estás pensando que quizá unas pezoneras de cera te pueden ayudar en tus grietas, te aconsejo que acudas a un especialista en lactancia para que te ofrezca una ayuda real y soluciones tu problema a la primera sin dar palos de ciego. Si no puede ser presencial, puedes consultar on-line, vía WhastApp, Skype o mail. Pero no es necesario que uses ni pruebes tantos artefactos que pretenden vendernos y que no valen para nada.

Sólo sirven para sacarnos los cuartos… Todas estas trampas comerciales e inútiles las han probado mis pechos en mi primera lactancia… Doy fe como madre que tuvo grietas que no funcionan. Doy fe como IBCLC especialista en lactancia, que no funcionan. E incluso que pueden ser perjudiciales, ¡y no sólo para los bolsillos!

Las pezoneras de cera de abeja son otro timo, que puedes encontrar desde 6 a 20 euros y pico, pero sobre todo, son un peligro para el bebé. Como todas sabemos un trozo de cera no puede curar nada y por supuesto no va a evitar las grietas que ya sabemos cómo se evitan. Aunque lo peor como digo es el riesgo de que tengan esporas del botulismo. Un niño no debe probar la miel antes del año. (Y después, con cautela añadiría...)

Las anuncian como hidratantes para usar semanas antes del parto, ¡¡incluso meses!! así como para prevenir y curar grietas. ¡Qué barbaridad! Amigas, las grietas se previenen con una buena posición. Y se curan con una buena posición o atajando la causa que las provocó (además de la mala posición las grietas pueden estar provocadas por otras causas como anquiloglosia, o pezones invertidos, o problemas de succión del bebé). Y en cuanto a hidratación, no es necesario hacer nada antes del parto con los pezones, ni tampoco después. Sobra con la higiene habitual. He leído muchos foros recomendando su uso y dando consejos totalmente desfasados en cuanto a lactancia. Por favor, informaos bien con un profesional. Quien las fabrica sólo quiere vender su producto, le da igual lo demás. No hay que fiarse así a bote pronto, de cualquiera.

Además, su uso no es recomendado porque no se airea el pezón y la humedad y calor son caldo de cultivo para otras bacterias. O sea, pueden provocar justamente lo que dicen que evitan.

En cuanto a la miel (al igual que otros endulzantes) puede ser también extremadamente peligrosa para los bebés. Esto se debe a que al mezclarse con los jugos digestivos no ácidos del niño se crea un ambiente ideal para el crecimiento de las esporas Clostridium botulinum, que producen toxinas. Las esporas del botulismo son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, pero se encuentran también ampliamente presentes en el medio ambiente. Aunque dichas esporas son inofensivas para los adultos, debido a su acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no se halla lo suficientemente desarrollado para destruirlas, por lo que las esporas pueden potencialmente causar botulismo infantil. Por esta razón se aconseja no alimentar con miel ni ningún otro endulzante a los niños menores de 12 meses.

Aunque últimamente leo que algunas marcas de este tipo de pezoneras, no todas, dicen que no llevan más que aroma de miel pero no miel propiamente. En cualquier caso, no son necesarias para nada. Y, aunque no tuvieran el riesgo mencionado, desde luego no valen ni para prevenir ni para curar las grietas, así que no tiene sentido su uso. No sé ni cómo está permitida su venta…

Relacionado:
Productos innecesarios para la mamá
Pezoneras de plata: otro engaño para las madres

domingo, 12 de febrero de 2017

Qué regalar a una reciente mamá

Cuando ya tiene al bebé en brazos, es buena idea regalarle una consulta de lactancia para empezar con buen pie o solucionar los posibles problemas y dudas que surjan.

O bien un taller de porteo para que bebé y mamá disfruten de su compañía mutua en un buen sistema ergonómico.

Qué regalar a una embarazada

Puedes regalarle un Taller de lactancia para embarazadas, para estar más que preparada cuando nazca el bebé.

Puedes regalarle una Consulta de Lactancia para una vez nacido el bebé.



¡El mejor regalo!

Productos que sí

Además de productos innecesarios para la mamá o productos innecesarios para el bebé, sí hay productos de calidad que son interesantes para la ayuda en la lactancia o para la ayuda en la crianza en general.

Hablo en general porque además de los que citaré hay artículos muy buenos para problemas concretos de lactancia. Pero eso se valora con cada madre en la consulta. Según sea tu problema, será la solución. No hay dos casos iguales…

No hay nada que sea imprescindible. Excepto una buena información previa. Y después un apoyo eficaz. Una vez nacido el bebé e iniciada la lactancia no tiene que haber problema. Y cada familia se apañará y adaptará con lo que quiera/crea/pueda.  Pero sí es verdad que hay muchísimos artículos que pueden ayudar, así como otros tantos innecesarios y totalmente prescindibles.

Desde 2003 llevo probando productos y trabajando con madres y bebés. Partiendo de la base de que no hay nada imprescindible como ya he dicho, después de tantos años atendiendo a las familias he aprendido a conocer y respetar sus necesidades y deseos. Por ejemplo, nunca recomiendo usar chupeta, pero si los padres quieren usarla les sugiero usar la que me parece menos mala. O hablando de extracción de leche, creo firmemente en el poder de la extracción manual, pero en estos tiempos que corren parece que la tecnología es mejor aceptada por muchas mujeres. Y si la tecnología está a nuestro servicio, podemos usarla, claro que sí. Y por todo ello mis recomendaciones, personales y profesionales, de productos que creo interesantes para apoyar la crianza son:

1. Mochila Bondolino, ergonómica, de muy sencillo uso, apta desde el nacimiento hasta los 3-4 años. No tiene cierres metálicos ni clips ni piezas duras, lo que añade comodidad tanto para el porteador como para el bebé. Se coloca con un sistema de velcro y un nudo, no puede ser más sencilla, fácil y cómoda. Adaptable a cualquier porteador. Para mí es la mochila perfecta. Ideal para aquellas familias a las que el fular no acaba de convencerlas. Puedes pasar a probarla, y la tengo en varios colores. Relación calidad-precio estupenda. Cualquier otra mochila que sea ergonómica o fular, bandolera, mei-tai… son también recomendables. Sólo fíjate en que sea ergonómica. 
(Préstamo y alquiler de fulares y mochilas en la consulta. Talleres de porteo ergonómico gratuitos: primer y tercer lunes de mes en la consulta).


2. Extractor Lactaline doble eléctrico de Ameda. Últimamente hay problemas de suministro. Aún queda alguno en venta en la consulta. Dado que una vez se agoten los que tengo, será muy difícil conseguirlos, estoy probando nuevos extractores con mis madres y ya tengo un gran sustituto para el Lactaline, que voy a probar aún un poco más. Y en cuanto termine de confirmar que merece la pena, os lo haré saber.


3. Finger feeder de silicona para apoyo a la lactancia. Imprescindible para estimular la succión del bebé con problemas de un modo muy muy sencillo. O dar la leche cuando no está mamá sin ocasionar los problemasque provoca un biberón.



4. Bolsas de congelar leche, ya preparadas. Aunque doy siempre otros sencillos trucos a las madres de dónde y cómo pueden conservar y congelar su leche, para algunas mujeres estas bolsas son muy prácticas. Hay varias marcas, suelo trabajar con la marca Medela y lo que va quedando de Ameda.


5. Crema para el pañal de caléndula, de Weleda. Prefiero usar pocas o ninguna toallitas en el culete del bebé, y jabones y cremas sólo los necesarios. Para quienes desean usar cremas, me gusta esta de caléndula así como las de pasta al agua, de cualquier otra marca. Pero esta marca está funcionando bien y me la piden las mamás. 



6. Estoy totalmente en contra del uso de tetinas, tanto de biberones como de chupetas. Pero son muchísimos los padres que casi me suplican una chupeta. Para los padres que no pueden prescindir de la chupeta, recomiendo las chupetas de punta cereza de silicona. Para no confundir la succión del bebé con formas anatómicas ni fisiológicas ni ortondóncicas… Están disponibles también en la consulta.


7. Camisetas de lactancia. Ven a probártelas. No son imprescindibles, desde luego, pero aportan comodidad a la mamá. Y más en los inviernos de esta zona, para no enfriar los riñones y el vientre.


8. Bolsa de esterilizar para microondas Quick Clean para desinfectar en tres minutos. Elimina el 99,9 % de las bacterias y los gérmenes más comunes. Aptas para 20 usos. No creo que sea necesario excederse con las esterilizaciones, pero a muchos padres les gusta hacerlo de vez en cuando, o a menudo. Estas bolsas son muy prácticas y no ocupan espacio si deseas esterilizar.  Y te quitas de trastos que ocupan sitio. Ven a ver cómo son, te dejo una. 


En la consulta puedes encontrar estos y otros productos para ayudar en tu lactancia y crianza: camisetas de lactancia, sujetadores, mochilas ergonómicas, fulares, libros...




Etiqueta: productos básicos para la lactancia, lactancia, crianza, porteo, Aranda de Duero, taller

viernes, 10 de febrero de 2017

Productos innecesarios (para el bebé)

Igual que hemos hablado de los productos innecesarios para la mamá, hoy vamos a hablar de los productos innecesarios para el bebé. Desde el punto de vista que me compete, el de la lactancia y alimentación. Porque además de los que hoy citaré puede haber muchos otros, o no, en cuanto a sillitas, intercomunicadores, ropa, utensilios, hamacas o columpios que se mecen solos… pero al final es cuestión de gustos… y por lo general lo mismo da. Sin embargo a veces nos quieren vender artículos relacionados con la lactancia y alimentación en los primeros meses del bebé que son incluso peligrosos.

Los bebés tienen que hacer lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y después complementarla con otros alimentos adecuados mínimo hasta los 2 años y luego hasta que mamá/bebé quieran.

Cuando hablamos de exclusiva quiere decir nada más que leche. O sea, ni agua, ni infusiones, ni otros líquidos, ni papillas.

Y esto incluye infusiones varias para los cólicos, para el sueño, para la digestión, para el estreñimiento… Todo lo que te quieran vender es innecesario. Pero no es por un capricho, es porque es sistema inmunitario del bebé aún esta inmaduro y sólo la leche materna es adecuada. Y su sistema digestivo no está preparado para nada más que no sea leche. Ni sus riñones están preparados para otra cosa que no sea la leche, materna por supuesto.

El sistema digestivo es inmaduro, y si sufre de malestar o digestiones complicadas o los llamados cólicos, es solamente por inmadurez. Y eso se pasa sí o sí, con la edad. Lo único que hay que hacer es seguir con teta a demanda. A demanda de él, del bebé, que es el único que sabe que tiene hambre, cuándo tiene hambre, y cuánto hambre tiene. Y a demanda de la madre, que puede ofrecerle aunque el bebé no pida. Y para los cólicos además darle mucho amor en forma de abrazos y cariño, porteándolo todo el tiempo que sea posible. Las posturas verticales en contacto con la madre (en una mochila ergonómica o fular por ejemplo) son ideales porque le ayudan a echar los gases y hacer la digestión en una posición fisiológica en la que además se relaja al estar contenido como en el útero, y teniendo a mamá (papá) cerca.

¿Sabes que de la teta no sale aire? Un bebé bien prendido al pecho apenas traga aire. Pero un bebé que llora tragará mucho aire.

Si de verdad hubiera algo que sirviera para los cólicos, se lo darían por sistema a todos los niños del mundo al nacer, igual que pasa con la vitamina K por ejemplo. ¿Por qué cada pediatra dice una cosa? ¿Por qué en cada centro de salud es distinto? ¿Por qué en cada ciudad recetan distintos productos? ¿Por qué en cada país también es diferente?  Pues porque no hay nada demostrado y porque depende del comercial que visita al médico, de las marcas, de los lobbies… Puedes investigar un poco más sobre los cólicos si quieres, y verás que en países donde se colecha y se portea por norma, no existen los cólicos y ni siquiera tienen una palabra para definirlo. ¿Curioso, verdad?

Que los bebés sólo se calmen en brazos, y que estén por la tarde-noche más cansados y quejosos, es algo normal. Eso no es un cólico.

Para los cólicos se están vendiendo productos en forma de infusión, homeopatía y medicamentos varios. La homeopatía es puro placebo, sin ninguna base científica. Las infusiones, ojo, pueden ser peligrosas. Además ya hemos comentado en alguna ocasión que muchos de esos productos no solo no son beneficiosos sino que puede llegar a ser tóxicos. En la página de referencia sobre lactancia y medicamentos, e-lactancia.org,  dice del hinojo por ejemplo, componente de muchas de esas infusiones, que puede ser neurotóxico y convulsivante, considerado de riesgo alto. Mira aquí. Son infusiones que se hacen con agua, y que llevan alto porcentaje (95%) de azúcares de mala calidad: dextrosa. Estas infusiones no alimentan al bebé y le llenan su pequeño estómago. Si el estómago está lleno de agua con azúcar, no le cabe la leche que necesita para crecer. Así que mejor olvidar estas infusiones por su peligro a todos los niveles. Lo que es increíble es que se permita su comercialización.

Y en cuanto a medicamentos, los hay también. Pero ninguno cura el cólico. Hay de distintos tipos según si el médico que lo receta piensa que el cólico se debe a uno u otro motivo. Por ejemplo a veces dan simplemente analgésicos para aliviar el dolor. O a veces barbitúricos o productos sedantes o somníferos para que el niño no se queje o no dé guerra. O para tratar los gases con dimeticona o simeticona… Hay muchísimos. Todos inútiles. No hay evidencia científica de que ninguno de esos productos funcione.

Otra sustancia que últimamente están dando mucho a los bebés cuyas madres se quejan de cólicos, son los probióticos para el bebé. ¿Pero qué mejor probiótico que la propia leche materna? La leche materna aporta inmunoglobulinas y anticuerpos y tapiza las paredes del sistema digestivo para que no puedan alojarse los patógenos. Al darle algo diferente de la leche materna ese tapizado se deteriora y ahí empiezan los problemas. Además, la leche materna es una fuente importante de probióticos y prebióticos de por sí. Contiene numerosas especies de bacterias con propiedades inmunomoduladoras, anti-inflamatorias e inhibidoras del crecimiento de bacterias patógenas así como oligosacáridos no digeribles que favorecen el crecimiento de estas bacterias comensales en el intestino del lactante.

La lactancia juega un papel fundamental en la colonización del intestino del recién nacido. Durante los primeros años de vida es diferente la flora intestinal de los lactantes según hayan sido o no amamantados.

Me preocupan también las infusiones para el sueño. Los bebés no duermen como los adultos, tienen que despertarse a mamar y a comprobar que estás. Así que cuanto más juntos, mejor dormiréis todos. No necesitas infusiones. También pueden ser tóxicas y llenan su estómago de algo que no es leche.

Y las del estreñimiento. Un bebé de un par de meses puede estar muchos días sin hacer caca y no pasa nada. No hay que darle infusiones o medicamentos. Ni manipularle con termómetros, ramitas de geranio o perejil, supositorios, aceite… o la barbaridad que toque según la zona donde vivas.

Así que no tienes que darle nada más que tu leche. 
La flora intestinal de tu hijo estará bien si le amamantas. 
¡¡Ni más ni menos!!

Es fácil oír a las mamás hablando de los productos que ellas han utilizado, cada una un producto diferente. "A mí me ha ido bien este". "Pues a mí ese me fue fatal y lo que me funcionó fue este otro". Y así, ¿por qué? Por lo que ya hemos comentado. No hay nada que funcione de manera universal. Y unas y otras han ido probando y probablemente lo que ha ocurrido es que entre prueba y prueba ha ido pasando el tiempo y el bebé ha madurado. Simplemente. Hagas lo que hagas, si lo haces con paciencia y durante varias semanas, el niño acaba mejorando. Porque lo haces con paciencia. Y porque lo haces con mimos. Que es lo que de verdad necesita el bebé: tus mimos y tu paciencia. Y el tiempo que pasa, que hace que su cuerpo madure.
  
Solo si el bebé tiene una verdadera enfermedad, diagnosticada, por ejemplo un reflujo gastroesofágico, el médico le puede recetar un medicamento, pero ya no hablamos entonces de fitoterapia ni homeopatía ni de mezclas varias sin acción demostrada, que solo son azúcar y a precio de oro.

En cuanto a otros materiales, también nos quieren meter por los ojos los biberones “especiales” para cólicos, los anticólicos. Y las tetinas súper-mega-espaciales anticólicos. Con formas y tamaños diversas y variadas… Bueno, si no das pecho, ve probando, al fin y al cabo tienes que dar biberón. Pero las mamás que han decidido dar el pecho no necesitan comprar ningún biberón en la mayoría de los casos. Ninguno. Si hacen falta suplementos se pueden dar de otro modo -y es mejor hacerlo de otro modo- para no interferir con la lactancia. Y ya hemos hablado de los riesgos del biberón

Aceites para cólicos, cremas, ungüentos… Cualquier cosa con tal de que una madre preocupada gaste dinero.

Lo peor son las leches artificiales. Que un profesional de la salud le diga a una madre preocupada por cólicos del bebé que deje el pecho y se pase a una leche artificial del tipo "X" para aliviar los cólicos es el colmo y debería denunciarse en todos los casos.

Y por último, están los métodos. Métodos o técnicas con nombres y/o apellidos de sus supuestos inventores, de masajes, de inducción de sueño, de alivio de cólicos… a veces mezclados con pseudociencias o incluso esoterismo, que no valen para nada. Sólo para sacarnos los cuartos.

¿Conoces el método LFS? Ese sí ha funcionado siempre. Pregúntame.

Si has llegado hasta aquí buscando la solución para los cólicos, te recomiendo realizar una consulta completa para valorar al bebé, ver las tomas, descartar problemas médicos, indagar en la causa y buscar la solución.

Productos innecesarios son las infusiones a base de tila, manzanilla, melisa… para dormir al bebé. El bebé se dormirá divinamente si está en tus brazos o al ladito tuyo.

Productos innecesarios y con posible toxicidad son alfalfa, amapola, anís estrellado, anís verde, artemisa, cornezuelo, eucalipto, hinojo, nuez moscada, salvia, té de hierbas…

Productos que además pueden disminuir la producción de la leche cuando es mamá quien los toma: preparados de alcachofa, anís, comino, ginseng, lino, lúpulo, regaliz, romero, zarzaparrilla, soja…

Te aconsejo huir de nombres como: colikind, kindival, blevit digest, aero-red, eupeptina, colimil, blevit sueño, flores de bach, alivit gases…

Más información en e-lactancia.org

Relacionado:
Productos que sí recomiendo

Etiquetas:
Infusiones, cólicos, productos innecesarios, anticólicos, probióticos, método lfs

Categorías:
Lactancia, opinión

sábado, 4 de febrero de 2017

Santa Águeda

En nuestra zona se celebra el día de Santa Águeda. Su festividad es el 5 de febrero.

Santa Águeda fue una virgen y mártir del siglo III, según la tradición cristiana.

Muy brevemente contado, el Senador Quintianus se aprovechó de la persecución del emperador Decio (250-253) contra los cristianos para intentar poseerla. Ella le rechazó y después de varias vicisitudes Quintanius ordenó que le cortaran los senos. Es famosa respuesta de Santa Águeda: “Cruel tirano, ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?”
Carlo_Veronese-Santa_Agueda-1590-93
Pintura de Carlo Veronese 1590-93
Santa Agueda de Francisco_de_Zurbarán_1630-33
Pintura de Zurbarán, 1630-33
Es considerada protectora de las mujeres, patrona de las enfermeras y a cuyo amparo suelen recurrir las mujeres creyentes ante los males de los pechos, los partos difíciles y los problemas con la lactancia.

Os recordamos que todos los problemas de lactancia tienen solución acudiendo a los profesionales de la lactancia, los IBCLC.

Os dejamos con una foto de las sabrosas Tetillas de Santa Águeda que por estas fechas podemos encontrar en algunas pastelerías.
2016-02-03 10.56.43

jueves, 2 de febrero de 2017

Puedes salvar tu lactancia

Ya lo he dicho muchas veces, no trabajo gratis. Como tú, o como tú, o como cualquiera. Como cuenta esta historia o esta fábula, saber qué tornillo apretar vale lo que te cobro. Porque para saber de qué tornillo se trata y cuántas vueltas darle, he estudiado, dedicado horas y practicado. Mis conocimientos y mi tiempo de estudio valen mucho. Y la ignorancia es muy atrevida…

Pongamos el caso de una mamá con bebé de 2 meses. Con una lactancia difícil cuando menos, por no decir realmente complicada. Lactancia que la madre está apoyando con biberones de leche artificial porque sin ellos el bebé no gana peso. Con un pezón fatal, con mucho dolor. Peregrina por matrona y pediatra sin mejorar. Hay un frenillo lingual, que nadie sabe/puede cortar. ¿Os suena esta historia? 

Al menos han llegado a la conclusión de que hay un frenillo, incluso saben que es grado 3. Pero todo el personal que la ha atendido hasta ahora no sabe cómo actuar cuando ese frenillo da problemas y no se está cortando. O quizá tengan muy poco tiempo para dedicar a ese caso concreto.

Sin embargo, yo lo estoy viendo prácticamente a diario. A la consulta no suelen llegar lactancias perfectas. A veces sí, hay mujeres que quieren empezar bien y se aseguran. Pero normalmente lo que me llega son casos difíciles, algunos ya desesperados. Muchas veces soy la última opción pues el trabajo de una IBCLC es aún muy desconocido.

Estoy tratando anquiloglosias muy a menudo, y todas las madres, todas, a las que he tratado, han mejorado sus lactancias en mayor o menor grado. Además acabo de terminar, como logopeda, una formación de terapia miofuncional que estoy aplicando a los bebés con este problema y está funcionando muy bien.

Pero hay madres que cuando las dices que es una consulta de pago, reculan, y dicen algo así como: "total, ¿para qué voy a ir a consulta si ya sé que tiene frenillo?" Creen que no se puede hacer nada…

Esas madres están muy equivocadas. Se puede hacer mucho. Puedes salvar tu lactancia. Pero tienes que querer.

Lamento mucho que algunas lactancias se pierdan por eso. ¡Una verdadera pena!

Los IBCLC estamos preparados para dar respuesta a los problemas de lactancia, somos profesionales cualificados. ¡¡Todo tiene solución!!