Terapia Orofacial

Si tu bebé tiene un problema de succión, debido a un frenillo lingual por ejemplo, debes informarte bien y tomar la decisión de realizar o no la frenectomía.

Los frenillos pueden causar muchos problemas, empezando por una lactancia dolorosa o complicada, o un fallo de medro. Pero como ya os expliqué aquí, pueden ocasionar muchos otros trastornos más adelante. 

Lo ideal es que un profesional que entienda lo valore bien, e informe a la familia.

Pero por lo que veo en consulta, cuando las familias vienen es porque algo no va bien, es decir, sí está causando un problema.

En ese caso, hay que informarse bien, y tomar la decisión de operar o no. Pero ojala sólo fuera ese el problema, el tener que elegir si opero o no. No. Hay un problema mayor, y es que es difícil encontrar un profesional que lo haga, y que lo haga correctamente una vez decidido que se quiere hacer.

Muchas familias comienzan aquí un largo y penoso peregrinaje. Para cuando las quieren dar cita con un especialista, han pasado tres o cuatro meses, ¿y qué hacemos mientras? O en el mejor de lo casos deciden ir por lo privado y asumir el coste. ¡Qué pena andar así! ¿no os parece? 

Como son muchas las familias que no pueden pagar el elevado precio de la intervención, o bien finalmente no quieren pasar por ello, hemos tenido que buscar la manera de paliar las consecuencias primeras, que son el dolor en la madre y el fallo de medro en el bebé, con una serie de trucos. Y con la terapia orofacial, que bien aplicada está dando resultados excelentes en la consulta.

Con el tiempo, el bebé se hace más grande, su lengua también, y suele haber mejoras. Pero es cruel que mientras tanto haya que estar sufriendo. ¿Y cuándo es ese momento en que deja de causar problemas? 

Así pues, si necesitas ayuda con la lactancia porque tu bebé está en esta circunstancia, pide cita en la consulta para que le valore y realizar una Terapia Orofacial adecuada.

Sal del círculo vicioso. Acude a una IBCLC
Comparte por:

No hay comentarios:

Publicar un comentario